Idioma Número

Lea en esta edición

El canto de la aita entre la fundamentación y la observación histórica El libro: canto de la aita. Lahsen Naymi, como ejemplo
La cuestión del estudio del canto de la aita, no es asunto fácil, debido a numerosas c...

Por un sistema pedagógico árabe común para el patrimonio cultural inmaterial
Aprobando las determinaciones, que estableció el convenio del 2003 de la UNESCO, para preserv...

El laúd sennani yemeni. Una profesión a punto de desaparecer
El laúd sannani de cuatro cuerdas, siguió siendo el instrumento utilizado en Yemen, ha...
42
Issue 42
Puede descargar el (PDF) desde este enlace
Resumen de un estudio del patrimonio islámico Significados de adornos y grabados en las alfombras anudadas hechas a mano
Número 42

 

Haiel Elkantar, un escritor de Siria

 

          Durante los años cincuenta hasta los setenta del siglo pasado, los estudios occidentales sobre la alfombra anudada hecha a mano eran sucesivos, lo que produjo trabajos deslumbrantes, sea para desvelar la esencia de este patrimonio y su importancia, o para las obras que se publicaron sobre los que se interesan por este tipo de profesión patrimonial. Desde miles de años, se utilizó la alfombra anudada hecha a mano, para distintos objetivos. El vulgo, la utilizaron para amueblar sus viviendas, como recipientes para sus semillas y como cuberturas para cubrirse. Los reyes y los emperadores, la compraron para adornar sus palacios y para hacer ver que sus países viven una vida desahogada. A pesar de que la elaboración de la alfombra, es una de las profesiones antiguas, sus raíces muy arraigadas en la profundidad de la historia, ésta profesión, no se hizo famosa hasta el siglo XI, con el dominio de los selyucidas sobre Irán. Pero conoció la prosperidad en los siglos XVI y XVII durante el gobierno de los safàvidas sobre Irán, sobre todo, durante la época del Sah Abbas el grande (1587-1629). En Turquía, prosperó esta profesión, a partir del siglo XIII, como aparece en la alfombra encontrada en la mezquita de Alaa Eddin en la ciudad de Conia, y que apareció en muchos cuadros artísticos italianos y alemanes, pintados en el siglo XIII hasta el siglo XV. En cuanto a Siria y Egipto, en la era de Mamelucos, conoció esta profesión una gran prosperidad. Las regiones de Cáucaso, conocieron esta profesión desde tiempos remotos, y la alfombra de Armenia era la más famosa.

          La alfombra hecha a mano, se elabora sobre telares verticales, y los beduinos nómadas, utilizan unos telares horizontales, fáciles de montar y desmontar. Se elabora a base de hilos de algodón que se enrollan sobre la parte superior y la inferior del telar, e hilos de lana o seda que se anudan a mano sobre los hilos de algodón. Es la que forma la cara aterciopelada de la alfombra. La alfombra bien trabajada en su elaboración, en sus adornos y en sus colores, es una pieza artística parecida  a los cuadros de los artistas, incluso los supera, porque lleva ideas y creencias de los pueblos antiguos, que indican aquellos símbolos que mezclan entre el patrimonio, la civilización, las creencias y los estilos de vida.

          Muchos investigadores, consideran que esta alfombra es un patrimonio islámico, porque la mayoría de los países que la producen son islámicos, o parte de sus ciudadanos son musulmanes. A pesar de que apareció antes del islam con siglos, pero la prosperidad de que gozó, se llevó a cabo gracias a la civilización islámica y a la extensa presencia del adorno artístico islámico. Aquel adorno que pinta la imagen de la existencia desde una perspectiva del concepto islámico de esta existencia. Podemos determinar dos modelos de adornos en la alfombra oriental: los adornos naturales y los adornos geométricos.