Idioma Número

Lea en esta edición

Por un sistema pedagógico árabe común para el patrimonio cultural inmaterial
Aprobando las determinaciones, que estableció el convenio del 2003 de la UNESCO, para preserv...

El canto de la aita entre la fundamentación y la observación histórica El libro: canto de la aita. Lahsen Naymi, como ejemplo
La cuestión del estudio del canto de la aita, no es asunto fácil, debido a numerosas c...

Las creencias populares, sus fundamentos y sus manifestaciones en las prácticas
 Desde que el hombre empezó a abrirse sobre la naturaleza, ocupó ésta, sus...
42
Issue 42
Puede descargar el (PDF) desde este enlace
La mujer y su imagen en el proverbio popular en Túnez Intento de lectura antropológica
Número 42

 

Hasan ben Sulaiman, un escritor de Túnez

 

          Partiendo de un documento que contiene más de 250 proverbios, que han sido recopilados de distintas colecciones de proverbios, que fueron producidos en distantes periodos históricos, y en lugares diferentes, urbanos y rurales. Este ensayo examina la presencia de la mujer y su imagen en los proverbios populares, que las clases sociales de intereses contradictorios produjeron, donde aparece su imagen acumuladora de contradicciones.

          Después de definir el proverbio y de determinar su significado, sobre todo, los que tienen relación directa con el ensayo, puesto que es una producción lingüística-cultural, y es una distinción de tipos de la actitud colectiva, que expone las funciones del proverbio, sobre todo, la función instructiva, ya que educa a los individuos, a través de  la critica a malas actitudes, descubriendo sus malas acciones, corrigiendo sus actitudes y perfeccionando sus caracteres. El proverbio relacionado con la mujer, a veces se sirve de ironía, también se sirve de revelar, descubrir y de otros medios retóricos y metafóricos, para conseguir sus objetivos.

          Por parte de la metodología, después de examinar el documento de proverbios tunecinos, hemos observado, que la clasificación alfabética de los índices de las colecciones de proverbios, no cumple con el objetivo de la investigación, y no orienta al investigador a su objetivo, por eso hemos reorganizado los proverbios propios de la mujer, de acuerdo con el contexto de su producción, que es un concepto esencial en la lingüística moderna, que considera la posición del interlocutor y sus necesidades psicológicas y expresivas en la comunicación. Por eso era obligatorio para el investigador repetir el contexto del primer proverbio para comprender sus significados. Por eso, hemos sacado del documento de proverbios, que representan la figura de la mujer, dos contextos: un contexto ético y otro social. En el contexto social, hemos observado en el marco de sus límites, las etapas de la vida de la mujer (niña, esposa y madre), y hemos encontrado una imagen de la mujer niña muy contradictoria: a veces encontramos una invitación muy explícita a su “instrucción”, y a veces encontramos proverbios que advierten de la instrucción de la mujer: quizás los proverbios en este ámbito, eran reflejo y eco de las ideas “reformistas”, que movieron la magnanimidad de las elites árabes desde principios del siglo XX. Tenemos que hablar de la necesidad de enseñar a la mujer (Tahar Elhaddad y Kasem Amín…). En cuanto al eje de la mujer esposa, lo que trajo nuestra atención, es un tipo de matrimonio, que le dieron los antropólogos el nombre de “matrimonio árabe”, por su “contradicción a las reglas universales del matrimonio”, que puso Claude Leve-Strauss, en la literatura de la antropología estructural en Francia, a mediados del siglo XX. En este eje hemos destacado, la apuesta que representa la mujer en la sociedad tradicional, donde es la que conserva la “herencia familiar” y sus propiedades (sobre todo, tierra), a través de someterse a un matrimonio dentro de la tribu, matrimonio endogamia. En cuanto al eje de la mujer madre, la hemos observado en tres posiciones (su posición en la vida del individuo, su educación y los principios de la educación y el sentimiento de perderla después de la muerte), donde su imagen, se vio más coordenada y más equilibrada: quizás el máximo respeto social del que goza, es después de su muerte, que lleva a la “pérdida del individuo y a la desaparición de los valores que se asimilaba para el grupo, y que este depositaba en ella para su conservación”.

          En el contexto ético, nos hemos parado ante dos ejes derivados (defectos morales de la mujer, y la mujer débil o “vacilante”). Es un concepto distinguido en los proverbios populares, que no son más que reflejo de una de las clasificaciones sociales que circulan. Mientras los defectos morales de la mujer, revelaron una tensión entre dos perspectivas: la perspectiva del individuo, con lo que conlleva de sueños reprimidos y aspiración a librarse de las ataduras tradicionales, y la perspectiva del colectivo, que trabaja para eternizar su inferior posición. La imagen de la mujer débil o desinteresada en cumplir con los papeles que le dio la sociedad en el espacio particular y no en el general, tiene un importante significado social y cultural, porque este desinterés deliberado, se entiende como una reacción cultural por parte de la mujer, hacia una sociedad machista, que no da importancia al género social, y no ve en él un ser digno de respetar.