Revista trimestral científica especializada
Mensaje del patrimonio popular desde Bahréin al mundo

La estructura en la región de Zian, un sistema cultural renovable

Número 58
La estructura en la región de Zian, un sistema cultural renovable

Yawad Tabbaee

          La tribu antes de la independencia siguió siendo la responsable de planear las viviendas que se adaptaban al entorno. Con las transformaciones y las transformaciones que conoció la administración del espacio territorial nacional a principios de la década de los sesenta del siglo pasado, se disminuyo el papel de la tribu para limitarse a la distribución de los terrenos de la comunidad a los que tienen derecho y a organizar los festivales anuales religiosos y culturales. Las comunidades rurales con sus concejales sustituyo la tribu en la administración de todos los asuntos de estos grupos. Gradualmente la estructura solida empezó a sustituir la frágil materia local y se separaron las viviendas de las familias de las de los animales y de los materiales de agricultura. Lo registrado es que la vivienda rural no representa prioridad para los concejales que administran los asuntos generales del espacio rural. A pesar de eso la vivienda rural de Zian, se considera un componente esencial de los componentes del patrimonio cultural material, porque se mantuvo fiel al almacenado cultural y simbólico y a la producción colectiva. Los tamaños de las viviendas varían según la situación económica de la familia. La forma geométrica de la vivienda refleja la simplicidad de los planes y su superficie y el numero de sus habitaciones da una idea clara del tamaño y de la naturaleza de la educación social de la familia y el grado de la unión social.  La vivienda es al mismo tiempo granero para el almacenamiento de cosechas, corral para los animales y almacén para guardar las herramientas de la agricultura. Refleja datos de su entorno natural sea a nivel de las materias de construcción, o adaptación a las circunstancias climáticas, topográficas y de seguridad, y para darle valor hay que unirle a la actividad turística para generar una sensación del espíritu del lugar y devolverle su vitalidad habitual.

          Como es el caso en algunas alcazabas del valle de Daraa y algunas aldeas de las montañas del noroeste.

Todos números