Idioma Número

Lea en esta edición

El tiempo y nosotros: el tiempo a través de nuestros proverbios. Una aproximación antropológica de los proverbios populares argelinos
 El tiempo es la experiencia más íntima, porque el hombre lo lleva dentro como un...

Adil Makdich: lectura plástica contemporánea de las historias y las leyendas tunecinas y árabes
No es extraño que el nombre del artista Adil Makdich, se asocie al patrimonio popular con sus...

El arte digital y la conservación del patrimonio cultural inmaterial Hacia una filosofía del arte en la época de la técnica informática
  Este estudio resume los sitios compartidos, donde abundan datos por efecto del juego de parti...
47
Issue 47
Puede descargar el (PDF) desde este enlace
Editorial del n° 47 ¿Dónde están los grupos femeninos bahreiní de la música popular?
Número 47

 

         Desde los años de la primera infancia, mi memoria se llenó de canciones de los grupos femeninos bahreiní de la música popular que canturreaban con sus dulces y espontaneas palabras, cargadas de numerosos sentimientos al ritmo de adufes y tambores, las cantaban aquellas calientes voces en “ Braih”, “Firjan” y en la ciudad de Muharraq. Las celebraciones de las bodas, las circuncisiones y los lugares de votos tradicionales, eran escenario para aquellos grupos femeninos de música popular, que se extendieron en la mayoría de las aldeas de Muharraq, Rifae, Badie y Zilaq, basándose principalmente en mujeres y en algunos muy pocos hombres, no pasan de dos o tres, que se unen a estos grupos para tocar únicamente el tambor, por su peso, ya que esta hecho de madera de teca, y por la capacidad que tienen los hombres de llevarlo a veces con una sola mano y jugar con él. Quizás en raras veces se encarga un hombre de “Sakul”, que es el arte de dirigir el grupo de mujeres que tocan adufes, y unas agradables entonaciones con panderetas, fuera del ritmo general de adufes, son entonaciones que gustan al espectáculo y lo consideran un tipo singular de manifestación. Hace pocos días, me regalo el artista bahreiní profesor Ahmed Saif un conjunto de canciones de grupos femeninos de música popular grabados con interés y alto grado de habilidad artística, de tres grupos musicales femeninos de lo mas celebre de Bahréin: grupo de Teba Elmarzuq y los grupos de Chama y de Fatema Eljodaria. Me dedique plenamente para gozar escuchando estas canciones, evocando de nuevo sus letras con esas queridas voces, que me devolvieron íntimos recuerdos, que siguen aún vivos en la parte iluminada de la memoria. Volví a escuchar también una antigua grabación de la célebre cantante kuwaití Auda Elmohanna con los mismos ritmos y las mismas letras, con la dulce voz cargada de tristeza.

         En aquel momento una interesante pregunta me importunó: ¿Por qué no se estudio aun las artes de los grupos femeninos de la música popular? ¿Cómo aparecieron y para que se fundaron? ¿En qué circunstancias prosperó su papel? ¿Cómo se multiplicaron sus funciones? ¿Cuál es el orden interno de su funcionamiento? ¿Quién puso las letras de aquellas canciones que hablan dulcemente al alma? ¿Quién inventó su música y la dirigió hacia el corazón ¿Cómo se llevó a cabo los fundamentos del baile individual y doble que se practica con arte y precisión durante la ejecución de aquellas piezas musicales? ¿Tenemos un registro donde están clasificadas y documentadas la música de las importantes y celebres canciones, con los textos de sus letras? ¿Tenemos donde consta nombres de grupos, sus fundadores y sus celebres lideres y artistas? ¿Cómo eran los comienzos de su aparición y la época de su progreso? ¿Cuándo finalizó su papel? ¿Cómo se llevó a cabo su fingida ignorancia?

         Todos sabemos que las emisoras locales en el golfo árabe, poseen unas grabaciones singulares de estos grupos y las transmiten de vez en cuando, pero están clasificadas como canciones populares dentro de un gran número de canciones.

         Recuerdo que hace unos diez años aproximadamente, tuve una modesta tentativa inicial de hacer estas preguntas a algunos interesados, realizando un numero de entrevistas radiofónicas a artistas interesados en estos asuntos, entre ellos el difunto Ahmed El fardan –que en paz descanse-, Ahmed Elyumaire y Mohamed Yamal, desgraciadamente, uno de nuestros intelectuales no quiso ser una fuente de tema de conversación sobre tamborileros y tamborileras, y me contenté con lo que pronunciaron aquellos dos maravillosos. Me pare debido a la premura de tiempo, la abundancia de este mar y al no ser especialista para meterme en el.

         En principio saque de esas grabaciones inicial, que estos grupos se fundaron en Bahréin y Kuwait con la llegada y la estabilidad de las tribus árabes desde el centro de Neyed a las costas de la península arábiga a finales del siglo XVII, los crearon los libertos de los jeques de aquellas tribus árabes y de ellos lo heredaron los posclásicos. La mayoría de los orígenes de estos libertos son de esclavos africanos en aquel tiempo, para ocupar la función de celebrar las ceremonias de las bodas de hijos e hijas de sus señores y por amor innato a las artes del ritmo, por eso raramente encuentres alguien de los miembros de estos grupos –hasta tiempos posteriores- de tez blanca. Con la evolución de estos grupos en una sociedad costera más abierta que la sociedad de las tribus del desierto, los pequeños grupos musicales, se mudaron de las casas de los jeques y de la clase alta a las casas de los vecinos en el barrio, luego a los barrios vecinos, hasta que se extendieron y se hicieron populares con sus artes, abrigándoles el sentimiento colectivo, entonces ejercieron este arte como profesión, y lo práctico el vulgo como una necesidad para una vida cívica, que necesitan para cumplir con una función social necesaria para las fiestas y las veladas nocturnas.

         Estos grupos se distinguieron tocando las artes de “Essameri”, “Eljomari”, “El laabuni” y “el bastat”. De sus canciones las que más circularon las ligeras y alegres. Por otra parte estos grupos participaban en la celebración de las fiestas religiosas como el nacimiento del profeta y la conmemoración del viaje nocturno del profeta desde la Meca a Jerusalén y su ascensión nocturna hacia el cielo. En aquel ambiente, se reanimó la industria de adufes y tambores adornados con pinturas de alheña, creando en su entorno una sociedad viva, y gracias a sus ingresos económicos vivió numerosas familias. Además del coste de las celebraciones de fiestas, había mucho beneficio que venía de “Nokot” que es el dinero con que el público presente obsequiaba al grupo en consideración al patrocinador de la fiesta, ya que proclamaban ante los presentes el nombre del obsequiador o el de sus hijos e hijas.

           ¿Es cierto esto?

           ¿Acaso la sociedad de Bahréin, antes de eso, no tenia grupos musicales femeninos en las ciudades ni en las aldeas? ¿Cómo celebraban sus fiestas las familias bahreiní antes de eso?

         ¿Dónde están ahora los grupos femeninos de la música popular? ¿Por qué desaparecieron en esta gran ausencia y pérdida?

         ¿No es esto una materia interesante para la investigación, el análisis y el estudio

 

Ali Abdellah Jalifa

Redactor jefe