Idioma Número

Lea en esta edición

La imagen del musulmán en los proverbios populares y en las expresiones usuales españolas
La imagen del árabe y del musulmán, se formó en la imaginación popular e...

Estudio de las organizaciones artesanales desde una perspectiva de aproximación al género social
    Este estudio, revela la importancia de la cuestión de igualdad entre la mu...

Las danzas de las bailarinas (Ghauazi)
Hay muchas pruebas de la existencia y la emigración de los gitanos entre todas las regiones d...
45
Issue 45
Puede descargar el (PDF) desde este enlace
Lo andaluz en la indumentaria marroquí
Número 45

 

 

Dr. Guillermo Gozalbes Busto (historiador y orientalista español)

Traducción: Dris Eljabrouni

         Examinadas algunas voces y prendas utilizadas actualmente en Marruecos, hemos constatado su indudable origen peninsular. Si consideramos el extraordinario desarrollo que tuvo la vida urbana en el Andalus, con una civilización brillante y refinada en muchos aspectos y que, por otro lado, -como escribía Ibn Jaldún-, los beduinos no conocían los vestidos cosidos o ajustados y que el vestido de las clases urbanas inferiores y de la totalidad de la población rural se caracterizaba por una gran simplicidad, que, por último, la mayoría de la población urbana de Marruecos la formaban los exilados del Andalus, no puede, por tanto, extrañarnos su influencia.

         Hay un continuo aluvión de emigrados andalusís sobre el norte de África; a veces son oleadas, como después de la conquista de Sevilla por Fernando III, la caída del reino de Granada, o la expulsión de los moriscos de 1609 en adelante. Otras veces no son tan numerosos, pero el paso de comunidades y de individuos aislados es constante.

         Todos estos hispano-musulmanes e hispano-judíos, fijan su definitiva residencia, no en las aldeas ni en el campo donde, por lo general, no eran muy bien recibidos, sino en los núcleos urbanos, saturados, a veces, de otros sedimentos andalusís. A veces ellos mismos levantaban nuevas ciudades, como ocurrió en el norte de Marruecos con Xauen y la reconstrucción de Tetuán.

         En ocasiones su paso fue decisivo en la marcha política del país. De las huellas artísticas no cabe dudar: basta, como solo ejemplo, recorrer el Fez merini. No sería lógico negar el impacto sociológico que significan lenguaje e indumentaria.

         Lo que hemos presentado es solo una muestra de lo mucho que queda por hacer en este y otros aspectos de la historiografía marroquí en tan intima conexión con la española.