Idioma Número

Lea en esta edición

Las danzas de las bailarinas (Ghauazi)
Hay muchas pruebas de la existencia y la emigración de los gitanos entre todas las regiones d...

Estudio del cuento popular: los fundamentos y la extensión
Este estudio, aspira a hacer una comparación entre tres ejemplos de un solo cuento popular. A...

Lo andaluz en la indumentaria marroquí
Examinadas algunas voces y prendas utilizadas actualmente en Marruecos, hemos constatado su indudabl...
45
Issue 45
Puede descargar el (PDF) desde este enlace
La imagen del musulmán en los proverbios populares y en las expresiones usuales españolas
Número 45

 

Dr. Ahmed Kamal Zaglul – Egipto

         La imagen del árabe y del musulmán, se formó en la imaginación popular española, como resultado de la comunicación histórica entre las dos culturas. Esta imagen, se ve claramente en el patrimonio popular y folclórico, sobre todo, en los proverbios y en las expresiones usuales, que contienen la palabra “moro”. El estudio actual, confirma que la imagen del musulmán o del árabe en estas construcciones, varía mucho según los valores que refleja, a veces refleja valores positivos, otras veces negativos y a veces quizás neutrales, es lo que pasa cuando la palabra “moro” es relacionada con la situación geográfica o por pura competencia.

         Las formulas que contienen valores positivos, aparecieron como resultado de una convivencia pacífica entre las civilizaciones árabe y española, además del progreso científico que lograron los musulmanes en diversos tipos de ciencias durante la época medieval. Así, aparecieron estas construcciones de una forma indeliberadamente, para expresar las cualidades positivas de las que gozaban los musulmanes, y con las que se hicieron famosos entre los habitantes de la península ibérica de otras religiones, como la experiencia, la sabiduría, la confianza, la destreza, la fuerza y el valor. El estudio actual, confirma que la imagen positiva percibida del término “moro”, aparece en los proverbios populares más de lo que aparece en las expresiones usuales, y la mayoría de los proverbios no se utilizan actualmente.

         Al contrario de eso, la mayoría de las expresiones usuales, atribuyen al musulmán o al árabe cualidades negativas, ya que con eso refleja una idea estandarizada muy arraigada en la historia del pueblo español sobre los árabes y los musulmanes. Aun hay una gran parte de estas construcciones que se usan con frecuencia en la lengua española hasta hoy día. Parece que la imagen negativa, que reflejan estas construcciones, apareció deliberadamente, como resultado de la lucha histórica, con el deseo de deformar la imagen del enemigo musulmán, para crear un pretexto ético, para justificar la expulsión de los musulmanes de la península ibérica, aunque sean españoles. Estas cualidades negativas, que estas construcciones atribuyo a los musulmanes, consisten en que este musulmán o árabe, es un enemigo peligroso o vencido, que es un botín de guerra, que es anárquico, difícil de controlar, es celoso, falsificador y no es digno de confianza.

         Partiendo de lo que hemos mencionado en los anteriores párrafos, de que la mayoría de los proverbios, que reflejan una imagen positiva del musulmán o del árabe, ya no se utilizan, y que la mayoría de las construcciones usuales, que reflejan una imagen negativa del musulmán, aun siguen usándose en la lengua española contemporánea, resulta claramente, que la imagen negativa del musulmán o del árabe, es la que permanece en la imaginación popular española hasta la actualidad, mientras que la imagen positiva, desapareció con la desaparición del pasado florecido de los musulmanes.