Idioma Número

Lea en esta edición

La música popular antigua en Túnez entre el hedonismo y el racionalismo: un estudio histórico documentado
Al principio de este estudio, nuestra primera obsesión era documentar la práctica de l...

Los conocimientos sociales culturales y los mecanismos de su producción
En este tema, investigamos en el marco de una teoría formal cognitiva. Aspiramos a trav&eacut...

Estudio del cuento popular: los fundamentos y la extensión
Este estudio, aspira a hacer una comparación entre tres ejemplos de un solo cuento popular. A...
45
Issue 45
Puede descargar el (PDF) desde este enlace
Estudio del cuento popular: los fundamentos y la extensión
Número 45

 

 

Dr. Said Bouatia / Marruecos

         Este estudio, aspira a hacer una comparación entre tres ejemplos de un solo cuento popular. A primera vista pueden aparecer cuentos diferentes, pero la separación de sus principales componentes y sus elementos, hace de estos tres cuentos, un solo cuento. Estos cuentos, consisten en lo siguiente: el primer cuento, el de Chan y Tabaka (un cuento popular árabe antiguo y conocido). El segundo cuento, es un cuento popular egipcio. El tercer cuento, es el cuento popular sirio “la chica inteligente”. Durante este estudio, renunciaremos a narrar los detalles de cada uno de los tres cuentos (porque añadiremos al estudio un suplemento de estos tres cuentos). Ajustaremos la estructura de cada cuento, fijando los detalles de cada cuento por separado, con el objetivo del seguimiento de la movilidad de los tres cuentos, porque el ajuste de la estructura del cuento y el seguimiento de la trayectoria de su movilidad y la fijación de la estructura de la pregunta / enigma, que forma a su vez la base de estos tres cuentos, parece en su apariencia el común divisor entre ellos. Lo que nos facilita conocer los aspectos de semejanza y de variabilidad entre los tres cuentos populares, con el objetivo de conocer el original y el derivado y los cambios estructurales que sufre el derivado, cuando se evoluciona del original. Este estudio, se apoyo en el método comparativo en el tratamiento de estos tres cuentos populares.

         La mayoría de los estudios antropológicos y folclóricos, ven que todas las expresiones populares de todo tipo y de toda clase, surgen por un impulsor humano y social, que aspira a presentar los conceptos populares de la realidad, destacando sus asimilaciones generales de la existencia y de la vida. Aspira también, a llenar aquel abismo que hay entre lo conocido y lo desconocido en sus explicaciones a los fenómenos que la mente humana es incapaz de percibir y entender. En este sentido, el patrimonio popular, representa un espacio fértil, donde las sociedades humanas, reducen sus experiencias y la historia de los sucesos convividos, lo que hace de él un patrimonio humano absoluto. Se distingue en la mayoría de las veces por su liberación de ataduras de lugar y tiempo. Esto significa, que todos los pueblos del mundo sin excepción participaron en este acto permanente y en la construcción continua. Cualquier grupo humano, sea cual sea su forma y su grado de conciencia, posee su cultura popular, y su almacenado popular propio. Lo que condujo muchas veces a su semejanza en la forma (cuento, leyenda y proverbios populares…) y en el contenido. Esta convergencia, se relaciona (según nuestro concepto) con la naturaleza de la mente humana, que por su naturaleza aprueba la búsqueda de las causas y se deja afluir por los resultados. Porque los valores humanos requeridos como la tolerancia, la justicia y el bien, o las cualidades reprobables como la injusticia y la arbitrariedad, etc. son los mismos valores, no cambian en ningún tiempo ni en ningún lugar. Por lo cual, no es raro encontrar un cuento hindú antiguo, que se parece mucho a otro cuento que conocemos en nuestro mundo árabe. Por este motivo, no hay que intentar fijar las expresiones populares en un solo lugar, como creen los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm, cuando dijeron que las fabulas en su origen, se remontan a la época indoeuropea, limitándose solamente a estos pueblos, o como dijo Theodor, quien afirmo que el origen de las fabulas, es la India. Pero aunque algunos estudios, intentan confirmar el matiz local o nacional de su patrimonio popular, choca obligatoriamente la semejanza de este patrimonio popular contra otras culturas. Quizás esto lo que confirma la semejanza de los tipos de expresión popular mucho o poco en forma y contenido, y le da al cuento popular su dimensión universal.