Idioma Número

Lea en esta edición

Artes y conocimientos del carpintero tradicional en la elaboración de las puertas antiguas en la región de Nefzaoua
La región de Nefzaoua, está situada  en el suroeste de Túnez, lo que se co...

La poesía popular en Argelia Lectura en el concepto, en la evolución y en las personalidades más celebres
La conversación sobre la literatura popular, es una necesidad urgente, impuesta por la proble...

Las costumbres Del matrimonio y sus tradiciones en el pasado “Emiratos árabes unidos”
 Las costumbres y tradiciones populares, nos presentan una imagen completa sobre la vida de cua...
43
Issue 43
Puede descargar el (PDF) desde este enlace
Estudio de Lo imaginario en el cuento popular judio-marroqui El cuento de José (Yusuf) como ejemplo
Número 43

Abdelkarim Essuaf

          El cuento popular, revela unas características que desempeñan un importante papel en la atracción del lector hacia él, por los distinguidos sucesos que contiene, valores y sublimes objetivos. Por lo tanto se considera la obra literaria  más antigua que los documentos escritos, o la memoria humana nos conservó. Entre los importantes papeles que desempeñó el cuento popular y los motivos por lo que se creó, transportar sucesos, sustituir la realidad, criticar la sociedad, instruir y expresar los tipos de injusticia social y la opresión a la que estaban sometidos los pueblos a lo largo de la historia.

          El cuento judío-marroquí, no sale de las determinaciones mencionadas anteriormente, ya que posibilita a su creador la adquisición de libertad para expresar sus opiniones, sus objetivos y sus esperanzas absolutas, asimiladas, primero: en  detenerse ante etapas de la historia judía general, que inmortaliza la vida de personalidades como José,  que causan impresión en la psicología del judío que pertenece al pasado. Segundo: destacar y criticar la realidad vivida por la secta en el presente. Tercero: Aspirar a objetivos, esperanzas y sueños, o aspirar a otro mundo que nadie puede percibir sus hechos con los sentidos, que asociado al alma creadora con una inspiración espiritual que la une al credo que pasa de la percepción mental.

          La esperanza y el sueño del judío-marroquí con un mundo (patria madre), donde reina la seguridad y la libertad y donde se centran los valores del bien, también donde se despejan las nubes de la injusticia y desaparecen todos los tipos de explotaciones, es un sueño legitimo al que aspira cualquier ser humano, pero quizás no existe nada más que lo imaginario que se apodera de la personalidad (el colectivo), cuando choca con una realidad y una difícil situación histórica, que termina con las esperanzas y los sueños en ruina y fracaso, ante los golpes del destino y la astucia de la historia.

          El narrador judío-marroquí, vive una situación psicológica desequilibrada, como se hubiera perdido un órgano de su cuerpo en alguna etapa de su vida, cuando la conciencia aun no había madurado. Crece y una lucha levantada y lanzada por la personalidad sobre el alma para obligarla a pasar esta etapa de deficiencia, que causo la pérdida del órgano a la etapa de equilibrio. Este órgano para la persona del creador, es el templo sagrado, el sentimiento de la persona que perdió algo que le pertenecía, envía a un aspecto de los aspectos del mal en el interior de la existencia, y que circula por el universo. Esta inquietud interna, muchas veces se caracteriza con un sentimiento de separación y perdida, ya que parece hay algo que echamos de menos en nuestra vida, y que nuestra existencia, se volvió rota, dispersa y deficiente, y en nuestras almas se forma la esperma del sentimiento de que la vida no debía de ser de esta forma, y que hemos perdido lo esencial para nuestra felicidad.

          El imaginario judío en el cuento popular de José, envía a algo (sueño) formado históricamente y religiosamente en la inconsciencia cultural de la nación judía, que llego a practicar su poder sobre los individuos, no solo en el campo de imaginación, sino también en el ámbito de creación, por no decir el mismo tema de la creación. El estudio de este imaginario, nos permitió trazar una imagen viva de la conciencia del narrador judío-marroquí, en cuanto a construcción de sueños y presentación de roturas y sus heridas.