Idioma Número

Lea en esta edición

Partículas de las costumbres y de las tradiciones de la sociedad saharaui en el sur de Marruecos.
El hombre saharaui, propuso la sencillez en todo, lo que refleja la sencillez del desierto en s&iacu...

La influencia del medio saharaui de Kuwait sobre la profesión y los productos tradicionales de urdimbre
Urdir y preparar hilos para el telar, se considera una de las importantes profesiones manuales tradi...

Los ritos de pedir lluvia durante la sequedad en Argelia Ejemplos de principios del siglo XX
En Argelia, las suplicaciones a Dios para pedir lluvia, no se conocen con el termino rogativa, sino ...
41
Issue 41
Puede descargar el (PDF) desde este enlace
Los ritos de pedir lluvia durante la sequedad en Argelia Ejemplos de principios del siglo XX
Número 41

Samir Ait Umgar – investigador académico de Marruecos

 

          En Argelia, las suplicaciones a Dios para pedir lluvia, no se conocen con el termino rogativa, sino que se conocen entre los habitantes por el nombre de pedida de lluvia, y en Tlemcen, le llaman el amable, en señal de que la suplica, va dirigida a Dios. En cuanto a la sequedad que amenaza la cosecha, se conoce por dos términos “Eluagfa” y “Eliabsa”. Durante “Eluagfa”, se puede salvar la cosecha se llueve, pero “Eliabsa” al contrario, representa una sequedad continua, hasta el punto de perder toda la cosecha, después de que haya secado, y la lluvia, después, no pude devolver la vida a lo que mató “Eliabsa”.

          Normalmente, estos festejos no tenían fechas fijas, no se celebraban hasta que falte lluvia, una falta que amenaza la cosecha y los pastos, por lo tanto son fiestas agrícolas con el objetivo de pedir la lluvia necesaria para la cosecha. A pesar de que no se celebraban todos los años, se hacían mayormente durante la misma estación, es decir durante la estación de invierno, o al principio de primavera, cuando la cosecha que aun no ha madurado, está amenazada de muerte, a causa de la falta de agua. Por eso, se viene la sequedad, por ejemplo, durante la estación de otoño, en tiempo de la siembra, y la cosecha no puede crecer, por falta de agua, no se lleva a cabo ninguna suplicación a Dios para pedir lluvia.

          Si persiste la sequedad y no llueve, salen los intelectuales,- si hay intelectuales en la tribu- los timoratos y los niños que aprenden el Corán y se van de visita a los mausoleos de los santos. Los niños caminan con la cabeza descubierta, los intelectuales descalzos y los timoratos son obligados a despojarse de su ropa y gritan por ser obligados a caminar desnudos. Se van en este estado de un mausoleo a otro, recitando algunos versículos coránicos, después regresa cada uno a su tienda, poniendo fin a estos festejos con el ofrecimiento de una promesa al santo más importante y más popular de la región.

          La promesa en los ritos de pedir lluvia, suele ser normalmente, un sacrificio por parte de un número grande de personas, por eso suele ser la mayoría de las veces, un toro, un cordero o un macho cabrío, y cuando el que ofrece el sacrificio, es una sola persona, el sacrificio ofrecido, se limita a un gallo o una gallina.