Idioma Número

Lea en esta edición

Estudio de los proverbios populares egipcios Lectura en las características constructivas y estructurales
En el patrimonio cultural árabe antiguo dijeron (circulando más que un proverbio). En ...

La modernización de la artesanía: observación de algunos cambios (Calderería en la ciudad marroquí de Fez como ejemplo)
El investigador intenta a través de este estudio, observar los diferentes aspectos de cambio ...

El tatuaje: el símbolo y la significación
Los conceptos teóricos concernientes al fenómeno tatuaje, se multiplicaron y se variar...
39
Issue 39
Puede descargar el (PDF) desde este enlace
El tatuaje: el símbolo y la significación
Número 39

Dr. Nur Elhuda Badis

Universidad de ciencias humanas Túnez

          Los conceptos teóricos concernientes al fenómeno tatuaje, se multiplicaron y se variaron, según las regiones en que apareció, y los pueblos que lo adoptaron y se preocuparon por él.

          Es un fenómeno humano muy antiguo, lo conocieron muchos pueblos y lo practicaron de formas diferentes, coincidiendo en los motivos, especialmente en las antiguas civilizaciones, donde aparece el tatuaje cargado de credo del grupo y su concepto de la naturaleza de la existencia y las relaciones entre los miembros dentro del grupo, en unidad de sus destinos y sus relaciones con lo que está detrás de la existencia.

          El tatuaje en su punto de partida, parece un fenómeno natural, que está en contacto con las adversidades, puesto que la naturaleza hace su efecto en los diferentes aspectos de la vida, dejando huellas como testigo de su efecto. La naturaleza por esta parte parece el primer tatuador, creador de tipos de cicatrices, líneas y especie de efectos, que eternizan su efecto, como se fuera el creador que aspira a eternizar su huella. El primer hombre inspiró la idea del tatuaje de la naturaleza en cuanto a concepto, práctica y objetivo, y de ella dedujo los materiales con los que practicó sus dibujos de tatuaje, respondiendo a sus diferentes tendencias psicológicas y sociales. Por eso encontramos en muchos textos este retorno a la naturaleza en la conversación del hombre sobre el tatuaje y cuando aborda el tema del efecto de la naturaleza en la vida. Por esta parte se puede decir, que el tatuaje en su origen es un fenómeno natural, y su práctica por parte del hombre en imitación a la naturaleza, hizo de él una práctica social y un fenómeno antropológico y psicológico cargado de significados, significados que no podemos separar de sus dimensiones. Nuestra conversación sobre el individuo, es una conversación sobre el grupo. Nuestro contacto con la vida, es un contacto con lo que hay detrás de ella, y nuestra aproximación al fenómeno, es una aproximación a un orden de conversación en la que el individuo se dirige  a si mismo primero y al grupo a través de sí mismo. ¿Cómo se puede leer este orden? ¿Cómo interpretamos sus significados? ¿Si el tatuaje es un orden continuado y un dibujo hecho adrede, cargado de significados, porque la religión se le opone, y algunas costumbres lo rechazan? ¿La religión se le opone por sus formas o por los significados de que está cargado?

          Antiguamente el tatuaje, se alternaba entre el valor de la belleza y la expresión de la pertenencia tribal, pero hoy alterna entre la expresión a la libertad y la búsqueda de la identidad en unas sociedades, donde el individuo vive una crisis de identidad.

          Las sociedades modernas, especialmente en occidente, conocieron un nuevo principio a este tipo de actitud expresiva, y se puso de moda entre los jóvenes y los adultos, no solo por ser una moda y una tendencia casi colectiva en expresión de libertad, sino por considerarse un discurso, que los discursos tradicionales son incapaces de complementar su significado. No prestando atención a los motivos personales de esta actitud, como modo de eternizar el recuerdo de un ser querido, o de un suceso importante que vivieron, en rebeldía por situaciones determinadas, o por deslumbrarse por un artista, que puso un determinado tipo de tatuaje queriendo imitarle. No prestamos atención a todo eso, el tatuaje en las sociedades modernas, es una tendencia individual o colectiva estrecha en expresión, traspasa las fronteras, las regiones y las culturas propias. Por eso vemos tatuajes determinados, que se extienden en medios determinados en diferentes regiones del mundo. No prestando atención a las consideraciones éticas, que consideran este tipo de actitud como un aspecto de debilidad de la personalidad que promueve a los individuos a imitar a las estrellas y a sus distintos movimientos. El fenómeno es digno de estudiar, puesto que es un fenómeno conversacional de múltiples significados, porque el movimiento de imitación partió de distintas interpretaciones al tatuaje, cada tatuador lo leyó de un modo especial, partiendo de una percepción determinada del significado del tatuaje, teniendo en cuenta su cultura popular y la imaginación colectiva, considerando la tendencia colectiva contemporánea. El tatuaje es uno y las interpretaciones múltiples, como una escritura que se reproducen sus significados con la variedad de su lectura, y no necesariamente tienen que coincidir esas interpretaciones con el objetivo del tatuador.