Idioma Número

Lea en esta edición

Juegos patrimoniales de niños en Túnez Estudio etnográfico y antropológico
El estudio, llego al resultado de la importancia de documentar y clasificar los juegos patrimoniales...

Fenomenología de la cultura amazigh a través de la música “Avavainova” del artista Ider
Allá en lo alto de las montañas de Djurdjura, las colinas de Setif y el rio de Biskara...

El poder consuetudinario en las sociedades tradicionales Estudio antropológico “comunidad de reconciliación” la región de Yelfa como ejemplo
Entre las características que distinguen la regio de Yelfa, que está situada en el cen...
38
Issue 38
Puede descargar el (PDF) desde este enlace
La biografía de Bani Hilal (Alhilalia) y el recibimiento popular Estudio en las formas de la respuesta popular
Número 38

Dr. Jaled Abu El lail, profesor adjunto de la literatura popular en la sección de la literatura árabe, facultad de letras, universidad del Cairo.

          El texto popular, se caracteriza por la reacción del público frente a él –de una manera directa- durante la narración. Debido a la flexibilidad del texto popular, y por considerarlo incompleto, acepta añadiduras y supresión con cada nueva narración. Por lo tanto, con cada nueva narración, nos encontramos ante un nuevo texto, participa en su composición, el narrador popular y el público que lo recibe. El texto oral en general, y el de la biografía Alhilalia en particular, “se compone de nuevo, a la hora de narrarlo, se lleva a cabo en un proceso dialéctico entre el narrador y el receptor. Si no hay una reacción el texto se cae. Todos los textos que tenemos, son de una forma o de otra, composición que se llevo a cabo a la hora de registrar el texto, o a la hora de narrarlo”. Según Lauri Honko, el papel del narrador, no se limita a “reproducir el texto aprendido de memoria, palabra por palabra. La narración –en realidad- nace de nuevo con cada narración, sobre todo, aquella que se produce, para que sea adecuada a determinadas ocasiones”. Además de que el público le da a sí mismo el derecho de intervenir en la narración, porque tiene un papel positivo en la construcción del texto hilali. El narrador, sobre todo, el profesional, le da gran importancia a todas las intervenciones, comentarios y explicaciones, como por ejemplo, plantando una pregunta al poeta, pidiéndole respuesta, o pidiéndole alguna cosa, rogándole que atendiera su petición. El poeta no tiene mas remedio que aceptar todas estas peticiones, y realizar todas las que puede. Con la aceptación de estas intervenciones, que a veces tienen un alto grado de furia y violencia, lo hace por temor a que algunos oyentes sintieran la discordia entre los demás. El poeta -como dice Mohamed Elyamani- es como el joyero que es capaz de distinguir el autentico del falso, con su capacidad de distinguir entre el público que esta para participar y el que ha venido para sembrar la discordia.

          El público, representa de una forma, un factor esencial en la composición del texto popular, en su aceptación y en su circulación, también representa un factor esencial en hacer parecer un genero de literatura popular, en su evolución, su deterioro o su desaparición. Por eso es digno de mencionar que algunos géneros literarios populares conocieron disminución en público –a través de su narración en público- durante los últimos cuarenta años. Las biografías populares –en particular- son las que más han sufrido esta disminución hasta el punto de reducir las biografías árabes, que su número pasaba de diez a una sola biografía que es la de Bani Hilal. Todas las demás, como la de Antar ben Chaddad, la de Zahir Baybars, la de la princesa “dat el hemma” y otras, están ahora entre las biografías escritas, después de perder sus funciones sociales, y por lo tanto ya no se narran oralmente.

          La biografía de Bani Hilal, es la única que se sigue narrando en la sociedad árabe hasta hoy día. A pesar de existir un numero de biografías populares árabes, la mayoría de ellas se consideran muertas oralmente. Permanecieron escritas en libros antes o durante el siglo XIX, después quedaron de ellas cuatro, según Eduard Lin, en el siglo XIX hasta los principios del siglo XX, y son las biografías de Zahir Baybars, la de Antar ben Chaddad, la de la princesa dat el hemma y la de Bani Hilal. Después murieron las tres primeras oralmente, sobre todo, por parte de narración profesional, y permaneció una sola la de Bani Hilal, que se sigue narrando oralmente hasta hoy día, sea a nivel de afición o a nivel de profesión, es lo que confirmó nuestro estudio sobre el terreno en un número de provincias de Egipto. La biografía de Bani Hilal, es la única que pudo desarrollar sus medios, y se sometió a ocuparse de los problemas de la masa actual, a diferencia de otras biografías que se pararon en el pasado con sus valores y opiniones, sin pasarse de él.