Idioma Número

Lea en esta edición

Fenomenología de la cultura amazigh a través de la música “Avavainova” del artista Ider
Allá en lo alto de las montañas de Djurdjura, las colinas de Setif y el rio de Biskara...

Juegos patrimoniales de niños en Túnez Estudio etnográfico y antropológico
El estudio, llego al resultado de la importancia de documentar y clasificar los juegos patrimoniales...

Fundamentación del patrimonio arquitectónico construido con tierra en el sur
El patrimonio arquitectónico, se considera uno de los esenciales pilares que forman la identi...
38
Issue 38
Puede descargar el (PDF) desde este enlace
Fenomenología de la cultura amazigh a través de la música “Avavainova” del artista Ider
Número 38

Dr. Munis Bajadra –universidad de Tlemsan- Argelia

          Allá en lo alto de las montañas de Djurdjura, las colinas de Setif y el rio de Biskara, llegando a las montañas rocosas de Tassili, donde están los pueblos azules –pueblos de Tuaregs-, donde se extienden aldeas y comunidades humanas sensibles a la vida, y que quieren permanecer cerca de la naturaleza, que las abraza para siempre. En su larga historia pudieron crear una estrecha relación entre ellos y la densidad de los elementos alternativos de la naturaleza. Es una relación, cargada de sentimientos especiales, se fortaleció  en tiempo de los pueblos de amazigh, o como se conocen en Argelia, pueblos de las cabilas, una relación que estos pueblos crearon en su cultura particular, sus capítulos aparecieron en todos los componentes de la vida cotidiana del hombre de las cabilas, en el modo de dialogo y de vestir, en la manera de preparar  la comida y las fiestas y en los estilos de criar ganado, construir viviendas y tejer lana.

          Estos pueblos, se distinguieron  con esto, entre los pueblos del mediterráneo. Su historia cultural, es más fuerte y más clara que su novedosa historia, puesto que le dio la posibilidad de continuar de una manera natural sin ruido ni alboroto, comparados con otros pueblos. En cualquier parte de sus productos y cualquiera de sus adornos, revelan una época de amazigh, llena de indicios de amor a la vida.

          Los amazigh, son de los pueblos que no tenían una memoria reconocida, esto mientras la memoria sea una forma explícita de anotar las biografías de un pueblo determinado. A pesar de su papel activo en la construcción  de la historia general de los pueblos de la región, en compañía de numerosas partes sucesivas, durante mas de tre mil años. Bajo la presión de la historia, se acostumbraron a olvidarse del pasado, porque la meditación en el pasado y la revisión de sus sucesos como dice el investigador marroquí Mohamed Chafik, no produce más que jactancia. En realidad, la historia no puede ser más que una ciencia, que se crea bajo una censura severa, porque la investigación científica correcta, requiere del investigador la objetividad, y librarse del peso de cualquier poder en su investigación, su pensamiento y hasta de sus emociones.

          La cultura de amazigh, era una cultura abierta, no cerrada sobre sí misma, necesariamente no por elección, y por causa de ello los amazigh, participaron enormemente en la aparición de las grandes civilizaciones y culturas que alternaron en la costa del mar mediterráneo, empezando por mediados del primer milenio a.c.

          En cuanto al motivo de la limitación de su cultura, debido al estilo de su vida caracterizado por el nomadismo, y su idioma, con el cual no está escrito ningún libro sagrado, y no existe ningún impulsor religioso determinado que serbio a sus intereses. Se dio cuenta de este punto Hamim Elgomari, cuando en principios  del cuarto siglo de la hégira, quiso hacer una comparación del Corán con la lengua de sus abuelos, lo mismo que hizo antes que el Saleh ben Tarif Elbarguati Elmahmudi en el siglo II de la hégira.

          La personalidad de amazigh en su historia, se lleno de dos recursos completos, recurso de la naturaleza, con todos sus densos elementos, y el recurso del patrimonio y los logros de la historia.  La mezcla de estos dos recursos en un solo curso, hizo de esa personalidad, una personalidad distinguida, en un estado de saturación permanente, no le seduce nada que no tenga orígenes en uno de estos recursos, y con estas características, Aparicio el pueblo de los amazigh en la historia, un pueblo autosuficiente, no escucha a otros pueblos, ni aprende de ellos, y esto lo que hizo de él una fuente de originalidad, y como es un pueblo difícil de seducirle con la modernidad, entonces vive dentro de su personalidad, rechazando salir de ella, defendiendo el contenido y no la forma. Esto le hizo no tener necesidad de escribir, copiar y meditar en los logros del otro. Frecuentemente estimulo las ideas de la civilización del mediterráneo, sin crear una civilización propia de el, que la lleve y lleve su patrimonio.

          El rechazo del amazigh a construir fuertes y a fabricar instrumentos de destrucción, es una prueba de desistimiento de vivir dentro de estos límites, y como es infinitamente alegre como la naturaleza, entonces es diferente del faraónico que quería habitar para siempre en una tumba que el mismo ha construido, y por consiguiente, la mentalidad de amazigh, permaneció contrastante a la mentalidad faraónica en la historia. No quiso que su reino sea materia, en la medida que quiso que fuera un concepto, y la festividad de Nayer, es una festividad de la victoria del concepto sobre la materia.